Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies
X
 
  • Imprimir
  • Enviar por correo
  • Tamaño de texto grande
  • Tamaño de texto mediano
  • Tamaño de texto pequeño
Recomiende esta página:

Su Nombre:       Su Email:

Email Destino:
3. La consulta o indicación farmacéutica (medicamentos que no requieren prescripción médica)

3.1. Concepto

Se entiende por consulta o indicación farmacéutica, el servicio que es prestado ante la demanda de un paciente o usuario que llega a la farmacia sin saber qué medicamento debe adquirir, y solicita al farmacéutico el remedio más adecuado para un problema de salud concreto. Esta intervención es de gran importancia, ya que, en la mayoría de los casos, el farmacéutico es el primer o único contacto del usuario con el sistema de salud. Se simboliza con la frase "¿Qué me da para&?". Este proceso debe enmarcarse dentro de las actividades clínicas de atención farmacéutica ya que debe abordarse con el compromiso de cubrir las necesidades del paciente evitando la aparición de problemas relacionados con los medicamentos, siempre en un contexto de uso racional de los tratamientos y mediante la aplicación de criterios científicos y técnicos.

Parte de los objetivos han de ser comunes a los descritos para la dispensación. La ventaja en este caso es que el paciente o usuario demanda la actuación del farmacéutico.

3.2. Objetivos de este servicio en el entorno de la atención farmacéutica

Ante una persona que realiza una consulta en la farmacia sobre un problema de salud, el farmacéutico debe tener como objetivos los siguientes:

  • indicar al paciente la actitud más adecuada para resolver su problema de salud, y en su caso seleccionar un medicamento,
  • resolver las dudas planteadas por el usuario o las carencias de información detectadas por el farmacéutico,
  • proteger al paciente frente a la posible aparición de problemas relacionados con los medicamentos, y
  • evaluar si el problema de salud es precisamente consecuencia de un problema relacionado con un medicamento.

Esto supone que en el momento en el que el farmacéutico es consultado, debe detectar otras necesidades y ofertar, en su caso, otros servicios de atención farmacéutica clínica (identificar pacientes susceptibles de recibir educación sanitaria, seguimiento farmacoterapéutico personalizado, etc.) o, si es necesario, la remisión al médico.

3.3. Requisitos de este modelo de consulta o indicación farmacéutica

El servicio que ofrece el farmacéutico al ser consultado sobre la especialidad farmacéutica que, sin requerir receta médica, sea más adecuada para el tratamiento de un síntoma menor, debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Disponibilidad y cobertura del 100% de los consumidores en España. Todo aquel que requiera asesoría sobre un medicamento o problema de salud debe recibir este servicio profesional de forma adecuada, independientemente de si es cliente habitual u ocasional de esa farmacia. Compromete igual a las farmacias con usuarios habituales que a aquellas con usuarios de paso.
  • Responder a las expectativas del paciente: Profesionalidad y eficiencia en el servicio, suficiente grado de agilidad y confidencialidad si es requerida.
  • Garantizar la seguridad en las recomendaciones y la asunción de responsabilidad sobre las consecuencias.
  • Poderse integrar en el funcionamiento operativo de la farmacia.

3.4. Diseño del servicio de consulta o indicación farmacéutica

De acuerdo con los objetivos perseguidos ante una consulta de indicación farmacéutica y con relación a los requisitos que deben cumplirse, el servicio debe diseñarse teniendo en cuenta los siguientes elementos:

  • La necesidad de realizar la consulta o indicación farmacéutica con seguridad, eficiencia y profesionalidad, exige la realización de guías clínicas sencillas pero robustas, para el tratamiento de aquellos síntomas para los que la legislación faculta al farmacéutico a indicar un medicamento. Sería muy recomendable que cada farmacia dispusiera de su propia guía farmacoterapéutica de especialidades destinadas a tratar estas situaciones.
  • Debería disponerse de procedimientos normalizados de trabajo relacionados con la consulta farmacéutica, que respondan a las cinco preguntas básicas: ¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Quién?, ¿Cuándo? y ¿Dónde? en cuanto a la realización de esta actividad.
  • Al ser consultado, el farmacéutico realizará sistemáticamente :
    • Una entrevista breve al paciente o usuario para recoger la información imprescindible, que es al menos:
      • motivo de la consulta, descripción del problema de salud.
      • otros problemas de salud
      • medicación en uso concomitante
    • La evaluación del problema planteado,
    • La toma de decisión correspondiente, que puede consistir en:
      • Recomendar medidas conservadoras, dietéticas o físicas,
      • Recomendar o Indicar una especialidad farmacéutica que no requiera receta médica y seleccionada de acuerdo con la situación concreta,
      • Ofrecer al paciente la posibilidad de recibir otro tipo de servicio de atención farmacéutica clínica (educación sanitaria, farmacovigilancia, seguimiento farmacoterapéutico...),
      • Remitirle a su farmacéutico habitual (posible informe entre farmacéuticos),
      • Y/o derivarle al médico u otro profesional sanitario (odontólogo, fisioterapeuta...).
    • Siempre se dará información adecuada al paciente o usuario de la recomendación realizada, preferiblemente por escrito, incluso en el caso de derivación a otro profesional.
  • Debe evitarse indicar un tratamiento farmacológico a un paciente del que no se disponga de suficiente información, por no querer proporcionarla o por no acudir él mismo a la farmacia y no conocer su situación la persona que solicita el medicamento.
  • Al igual que en la dispensación, en la consulta farmacéutica los criterios de derivación a otros servicios sanitarios deberían ser consensuados con los profesionales implicados en la medida de lo posible (ej.: manejo de síntomas gripales en pacientes no de riesgo y derivación al médico con criterios pactados). Esto supone el establecimiento de canales fluidos de comunicación con los profesionales de otros niveles asistenciales, fundamentalmente de atención primaria. También puede suponer la cooperación con servicios sociales.
  • En caso de derivación, debe elaborarse una nota o breve informe de remisión, normalizado, del que debe quedar copia en la Farmacia.
  • La información al paciente sobre el medicamento indicado, pauta y duración del tratamiento debe suministrarse preferiblemente por escrito.
  • Es necesario realizar un registro adecuado de la actividad. En todos los casos deberá contener:
    • motivo de consulta
    • decisión del farmacéutico (tratamiento indicado, derivación, otras medidas&)
    • evaluación del resultado en la medida de lo posible

3.5. Evaluación del servicio de consulta o indicación farmacéutica

Para garantizar el adecuado desarrollo de la consulta o indicación farmacéutica, y la mejora progresiva del servicio, es necesario evaluar la práctica realizada.

La evaluación del proceso se basará en la valoración del grado de cumplimiento de los procedimientos normalizados de trabajo para esta actividad. ésta se podrá realizar mediante:

  • Análisis del sistema de registro que permite medir la actividad,
  • Observación directa del funcionamiento,
  • Entrevista a pacientes.

    La evaluación del servicio puede hacerse internamente por el propio farmacéutico responsable o por un evaluador externo.

    3.6. Resumen: Elementos indispensables para la adecuada consulta o indicación farmacéutica:

  • Debe ser realizada por un farmacéutico .
  • Debe cumplir los requisitos establecidos por la legislación en cuanto a la exigencia de receta médica.
  • Requiere la disponibilidad de procedimientos normalizados de trabajo para la entrevista, toma de decisiones e información al paciente.
  • Requiere la disponibilidad de guías clínicas para la indicación al paciente de especialidades farmacéuticas que no requieren prescripción médica y selección de principios activos para esas situaciones (guía farmacoterapéutica).
  • Debe realizarse el registro y la documentación de las actividades realizadas, incluyendo informes de remisión por escrito e información al paciente, por escrito si es necesario.
  • Debe potenciarse la comunicación con los otros profesionales sanitarios implicados en la atención a ese paciente.